miércoles, 21 de febrero de 2007

Cuando un amigo se va, algo se muere en el alma...

Maurizio. Hablar de ti no es nada fácil. Aunque sólo sea por el simple hecho de que creo que hay tantos Maurizios como personas que te conocíamos, y porque es imposible plasmar la personalidad de alguien en un trozo de papel.

Se me hace muy dificil sentarme aquí y empezar a escribir sobre ti, no sé por donde empezar, ni qué decir.

Es curioso, cuando alguien no está empiezas a recordar esas pequeñas cosas que lo hacían ser él: sus gestos, su forma de hablar, sus reacciones a diferentes situaciones, su forma de andar y de moverse... Recuerdas lo que has aprendido de esa persona, que, en este caso, es mucho. A veces, te sorprendes recordando una situación determinada, y se te dibuja una sonrisa en la cara. A veces piensas en lo que ya no será, y te asoman las lágrimas.

Es cierto lo que dice la canción: “Cuando un amigo se va, algo se muere en el alma...”.

En los últimos tiempos no nos llevábamos demasiado bien, muchas cosas triviales nos habían alejado y nuestra testarudez no nos dejaba volver a acercarnos.

Muchas veces en estos casos piensas: “Bueno, algún día lo arreglaremos”, pero nunca se te ocurre que a lo mejor no llegará ese día. Lo vas posponiendo y posponiendo, dejándolo en tareas pendientes. Pero contigo nunca llegará ya ese día. Y te quedas con una espina clavada. Ya no hay oportunidad. Nunca sabrás lo que pensaba de ti.

Supongo que ésta es una manera de intentar sacarme esta espinita y dejarte ir en paz, aunque no sé si funcionará.

Tu eras una de esas personas que cuando las conoces piensas: “Esta persona va a llegar muy lejos”, “Esta es una de esas personas que va a aportar su granito de arena para cambiar el mundo”. Por eso creo que, además de la pérdida personal de todos los que te conocíamos, el mundo ha perdido a una gran persona.


Darkside

2 comentarios:

Douglas, pensamientos atados. dijo...

HOLA MUY BONITA ENTRADA... TIENE MUCHA RAZÓN A VECES SE POSPONEN COSASA SIN SABER SI LLEGARAN A SUCEDER.

JOSE RAFAEL Teran dijo...

Esto es muy parecido a mi realidad